A 36 cuotas por favor

A 36 cuotas por favor

Está bien, no vayamos tan lejos, hablemos de 3, o de 6 cuotas o el número que más se ajuste a la forma en que ha venido usando su tarjeta de crédito, la esencia es la misma.

Hoy nos encontramos con una amplia oferta de productos crediticios.

En el caso de las tarjetas de crédito, la situación es preocupante. La forma cómo están aprobando y entregan masivamente tarjetas, casi un como un regalo que llega a la casa sin pedirlo, es un hecho para tener en cuenta, ya que no es solo entregar herramientas, sino también enseñar a la gente a usarlas.

Es allí en donde se hace necesario entender exactamente que son y para qué sirven. Desafortunadamente lo que suele suceder es que como muchos de los productos que encontramos en el mercado financiero, no los conocemos muy bien.

Piense lo siguiente: la tarjeta de crédito que tiene en su billetera se la dio alguien, alguien que no lo conoce bien pero que deja en sus manos cierta cantidad de dinero bajo algunas condiciones creyendo que usted puede pagar por esa cantidad. Lo siguiente que usted hace es usar ese dinero. Tal vez era justo la semana de hacer el mercado del mes, tal vez fue un antojo de hace tiempo, ¿por qué no aprovechar?, o tal vez se acercaban vacaciones y decidió comprar un plan turístico, entre otros.

Ahora bien, primero que todo recuerde que ese dinero que gastó no es suyo, como no es suyo, usted no pone las condiciones de uso, las pone quien le dio la tarjeta, pero como además ese alguien no lo conoce bien seguramente tratara de cubrirse, finalmente debe asegurarse que al final usted le pague el dinero que le entrego y se gastó, es apenas sensato.

Sabe usted bajo qué condiciones ese alguien le entrego dinero?, cuánto le cuesta tener ese dinero?, Cuesta igual si le paga ya o si paga en dos o tres meses?, Qué pasa si hice compras en otras monedas?,   Y si olvide pagar en la fecha pactada y se pasó unos días?…

[ad id=’110′]

Ese alguien se llama banco, esa cantidad de dinero se llama cupo, las condiciones son condiciones de manejo, creer que usted va a pagar significa que el banco conoce su promedio de ingreso mensual  y comportamiento crediticio. Pagar por partes significa pagar a cuotas hasta 36 cuotas si eso prefiere, pueden ser 3 años pagando esos tiquetes de vacaciones; el costo de ese dinero es una tasa de interés y con medios  de uso de la tarjeta  nos referimos a los avances o a las compras. Y si por alguna casualidad deja de pagar por mucho tiempo se corre también con gastos de cobranza entre muchos otros.

Las tarjetas de crédito no son un mal producto, también son una forma de financiación y pueden ser muy útiles, la parte negativa está en desconocer cómo funcionan y en no tener  conciencia de lo que realmente se está pagando, ese es el verdadero error, no entender cuanto estamos pagando por gastar dinero que no nos pertenece.

Es importante que sepa exactamente qué le cobra su banco, conozca las condiciones, compare también entre una entidad y otra, en la página oficial  de la superintendencia financiera puede comparar costos por entidades e informarse. Por estos meses posiblemente haya recibido un informe de costos de su banco donde se detalla todo lo que pagó durante el año previo, esto le ayudará a hacerse una idea de lo que está costando estar endeudado.

Finalmente recuerde siempre que esa tarjeta de crédito es dinero y  ese dinero no es suyo.

Image cortesia de moggara12  / FreeDigitalPhotos.net

Alexandra-Sarmiento Nombre
Profesion
 Resumen
Más-articulos Especializacion logo-twitter logo-linkedin  logo-Goole-plus

[ad id=’67’]

Dejar una respuesta

1 + cuatro =