Su dinero y lo que pasa después de que usted muera

Su dinero y lo que pasa después de que usted muera

 

Pueda que tenga 18, 25 o 50 años, pero si hay algo seguro en la vida, es que algún día usted morirá. En ese caso, ¿se ha puesto a pensar, en un remoto caso, lo que pasará con sus pertenencias?

La expectativa de vida en Colombia ha aumentado en los últimos 50 años. Según “Misión Colombia Envejece”, un estudio de Fedesarrollo y la Fundación Saldarriaga Concha, la población mayor de 60 años crece aceleradamente  y se calcula que para 2050 superará los 14 millones.

En el país hay 5,2 millones de personas mayores de 60 años, que equivalen a 10,8% de la población, pero de acuerdo con el estudio se espera que para 2050 sean 14,1 millones, que corresponderían al 23%. Esto, en la teoría, indicaría que cada vez “estamos muriendo menos”, situación que se ha dado gracias al mejoramiento de ciertas condiciones de vida. Y quizá, esto mismo, ha hecho que las personas se despreocupen un poco del tema de la muerte.

Y no hablamos solamente de lo que tiene que ver con considerar los gastos, las deudas que se dejan, sino también de temas como lo que sucederá con sus cosas y su familia una vez fallezca, en resumen, el hecho de tener o no un testamento.

Según la profesora de la facultad de jurisprudencia de la Universidad del Rosario, Mercedes Cevallos, la palabra testimonio es un documento que permite “anticiparnos a que después de que fallezcamos, se determine qué va a pasar con nuestro patrimonio”.

Y cuando se habla de patrimonio no necesariamente se estima una casa o un carro, sino que puede llegar a implicar cualquier tipo de pertenencia que usted tenga: desde su televisor LCD de 40 pulgadas hasta su Xbox.

Además, “es necesario tener claro que un testamento es un documento dinámico, que puede actualizarse a medida que pasa el tiempo y las prioridades van cambiando, por ejemplo si tiene más hijos o establece un nuevo hogar”, señala Rodrigo Nadal, Gerente Resuelve tu Deuda Colombia.

Pero en esto, existe el mito de que un testamento se realiza cuando ya se es adulto mayor, es erróneo. “Nadie está exento de sufrir una enfermedad o un accidente a temprana edad, por lo que esta falsa idea tiene que salir de la mente de las personas”, añade Nadal.

Cuando usted muere

Una vez una persona fallece sucede una variedad de situaciones que, especialmente a nivel financiero, deben tenerse en cuenta. Por ejemplo, con el testamento si bien se expresa una voluntad, la profesora del Rosario explica que también la ley da unos parámetros específicos, “trae unas especificaciones entre ellas se tiene que analizar conceptos como lo que es el patrimonio, que corresponde como atributo de la personalidad y como ello, se adquiere desde el nacimiento pero también funciona a partir de la mayoría de edad. A partir de ser mayores de edad se contraen derechos y obligaciones y, entre ellas, definir lo que es patrimonio”.

Además, hay que tener en cuenta que “un testamento es un documento dinámico, que puede actualizarse a medida que pasa el tiempo y las prioridades van cambiando, por ejemplo si tiene más hijos o establece un nuevo hogar”, puntualizó el experto de Resuelve Tu Deuda.

Pero al momento de morir hay que tener en cuenta que los herederos podrán obtener las posesiones del difunto determinadas en el testamento y sus deudas.

“Los derechos y obligaciones son heredados, es por esto que al momento de hacerse cargo de las posesiones del difunto, es importante saber qué tanto le está dejando en activos (propiedades, efectivo, derechos fiduciarios, entre otros) y qué tanto en pasivos, es decir, en deudas”, añadió Nadal.

Lo que pasa si no lo deja

Muchas personas no consideran importante dejar un testamento, porque no son conscientes de los riesgos que pueden asumir y que en cualquier momento pueden morir. Lo que esto genera son grandes problemas, porque puede llevar a que la familia entre en conflictos.

No obstante, “cuando no existe esa voluntad y no se ha dejado, la norma entra a dar los lineamientos de conformidad con línea de sucesión, en términos de familia, entonces significa revisar el entorno de persona que ha fallecido: si tiene hijos, padres, hermanos y la misma ley establece la proporción que corresponde de acuerdo con núcleo familiar”, explica la experta Cevallos.

Ahora, cuando la persona está casada en términos de familia, si existe sociedad conyugal vigente o matrimonio, la pareja no está en la línea de sucesión. “Lo que sucede es que se hace una disolución de la sociedad conyugal, entonces a la persona sobreviviente corresponde el 50% de todos los bienes que tengan a la fecha con el conyugue”, añade la profesora del Rosario.

Esto hace que la única parte que entra a distribuirse en la sucesión sea el 50% del cónyuge que falleció, que se hace entre los hijos de manera equitativa, si no existe testamento. Si existe, se puede anticipar para dejarles los bienes específicos a las personas, pero no podrá desconocer los demás hijos.

Además, “para adquirir la herencia, los sucesores deberán pagar un impuesto fiscal sobre el patrimonio del difunto como está previsto en el código civil”, aclara Nadal.

Ahora, si no está de acuerdo con lo establecido en el testamento, la profesora Mercedes Cevallos explica que “se pueden hacer revisión y la norma nos señala el tiempo en que deberán de hacerse y las causales para impugnar el testamento. Por ejemplo, se puede hacer porque me dejaron fuera de la sucesión o porque excedió los límites legales en darle a alguno miembro de la familia dejarle más que otros”.

“En caso de que no se encuentren personas a quiénes transferir los bienes, el Estado asignará una parte a instituciones municipales beneficiarias y de acción social del barrio donde residía el fallecido, y otra parte, a entidades provisionales a las que el difunto haya pertenecido y dedicado la mayor parte de su vida”, añade el experto Rodrigo Nadal.

¿Cómo se hace?

Si con todo esto ya se interesó en dejarle su cama a su mamá, el play station a su hermano y a su papá el carro, considere en hacer un trámite que es fácil de realizar. Debe hacerlo a través de una notaria, cuyo costo se basa por el monto de los bienes que se están distribuyendo, lo mismo en los procesos de sucesión, que es un porcentaje y un impuesto señalado en las notarias.

Fuente:

Su dinero y lo que pasa después de que usted muera

http://www.finanzaspersonales.com.co/

Dejar una respuesta

5 × tres =