Trucos para controlar tu mente y triunfar

Cuando estás trabajando duro y haciendo todo lo posible para lograr tus objetivos, cualquier cosa que te pueda aventajar merece la pena tener en cuenta y racionalizará tu camino hacia el éxito. Los trucos mentales no te convertirán en un Jedi, pero saber utilizar las peculiaridades naturales del cerebro pueden tener un impacto positivo a tu alrededor. Ninguno de estos trucos son engañosos o falsos, excepto el número seis, y confío en que sólo se va a utilizar con una buena razón.

Cuando un grupo de personas se ríe, cada miembro del grupo no puede dejar de conectar visualmente con la persona que sienten más cerca. Este truco puede convertirte en un astuto observador de las relaciones de todo tipo.

Cuando se convence a alguien para que te haga un favor, inconscientemente justifican por qué están dispuestos a hacerlo. Justificaciones como “él es mi amigo” o “parece ser el tipo de persona que devuelve favores”.

El silencio recibe respuestas. En momentos de silencio la gente puede sentirse incómoda y con la sensación de estar obligados a hablar. Sin embargo, el silencio puede ser una gran herramienta para utilizar en las negociaciones o conversaciones difíciles. Solo hay que tener paciencia y saber gestionar ese silencio.

Crea confianza. Busca la manera de resultar amable y simpático.

Asentir con la cabeza durante una conversación o cuando te hacen una pregunta hace que la otra conecte mejor con lo que estás hablando. La gente inconscientemente se refleja en el lenguaje corporal de los que les rodean para entender mejor lo que están sintiendo al hablar.

Si tienes que mentir, añade detalles embarazosos para que sea más creíble. Cuánto más detallada sea una mentira más probable es de creerlo.

La gente recuerda mejor cosas inacabadas. La tendencia natural de recordar las cosas sin terminar se llama el efecto Zeigarnik. ¿Has notado cómo algunos anuncios de televisión se cortan antes de tiempo?

El chicle reduce los niveles de cortisol, la hormona responsable de la tensión. Pero el chicle no sólo a reduce el estrés, también mejora el rendimiento de la memoria. Lo hace mediante el aumento del flujo sanguíneo al cerebro y alerta a tus sentidos.

Los pies de las personas revelan su interés. Al hablar con alguien, presta atención a sus pies. Si sus pies se dirigen a ti, es que está interesado y escucha lo que estás diciendo.

Cuando conoces a alguien nuevo, utiliza su nombre en la conversación con el fin de recordarlo. El objetivo aquí es repetir su nombre tres veces en los primeros cinco minutos. Funciona muy bien, pero el truco está en hacerlo de forma natural. Al recitar el nombre innecesariamente, puede sonar tonto y torpe. Utiliza frases como “Hola ____”, “Encantado de conocerte _____”, y “¿De dónde eres _____?”

Mostrar emoción hace que otras personas la sientan por ti. Esto hace referencia a la idea de que somos el reflejo de la conducta de los que nos rodean.

Mantén el contacto visual el 60% de la conversación. La clave para el contacto visual es el equilibrio. Si solo mantienes el contacto visual en una pequeña parte de la conversación, parecerá que estás desinteresado, tímido o avergonzado.

Fuente:

Trucos para controlar tu mente y triunfar

http://www.forbes.es