Ahorrar por medio del sistema financiero, la mejor forma de asegurar el futuro

El sueño de obtener las cosas que queremos y vivir sin preocupaciones, es posible de alcanzar si aprendemos a ahorrar.
Guardar dinero regularmente nos permite afrontar emergencias e imprevistos, cumplir deseos y proyectos especiales como comprar una casa o salir de vacaciones, o simplemente satisfacer las necesidades que en diferentes momentos de la vida cotidiana todos tenemos.

Sin embargo, a la hora de comenzar a ahorrar, surgen dudas. Todos nos hemos preguntado alguna vez cuál es la mejor forma para reducir los gastos del hogar o cómo hacer para guardar el dinero en un lugar seguro. Existen varias alternativas para ahorrar.

La primera es hacerlo de manera informal, ya sea guardando el dinero en algún lugar de la casa o comprando activos. Según la Encuesta sobre Servicios Financieros Formales, en Colombia el ahorro para la supervivencia se realiza guardando plata en la casa, comprando joyas o electrodomésticos para luego empeñarlos o venderlos. La idea es tener esos “activos” en poder nuestro, la mayor cantidad de tiempo posible.

Esta modalidad evita a las personas incurrir en los costos de transacción que las entidades formales cobran por el uso de sus productos de ahorro. Otro de los beneficios está asociado con el ahorro de tiempo y las facilidades de acceso, pues las personas no tienen que molestarse en hacer un retiro o un depósito de dinero.
No obstante, este tipo de ahorro tiene varias desventajas.

El hecho de tener el dinero “a la mano” requiere de disciplina para no caer en la tentación de gastárselo en cualquier cosa o para resistir a la demanda de familiares o amigos que quieren dinero prestado o regalos.

El dinero que se guarda debajo del colchón o en la alcancía no genera ningún tipo de rendimiento y con el tiempo, es probable que sus ahorros valgan mucho menos. Además, el ahorro informal es inseguro. La segunda opción es ahorrar de manera semi-formal. Los fondos familiares, grupos de autoayuda, cadenas, pirámides y asociaciones rotativas de ahorro son una alternativa que las personas utilizan entre otras razones, porque les da disciplina para mantener el dinero guardado y tienen costos de transacción bajos o nulos. Sin embargo, entre sus desventajas se encuentran la inestabilidad de estos grupos, la dificultad para lograr consensos -sobre todo en los fondos entre amigos, familiares o vecinos-, la falta de profesionalismo y el acceso limitado a recursos que en algunos casos se presenta.

Las entidades que no hacen parte del sistema financiero colombiano no se encuentran reguladas y por lo tanto, no tienen la autorización para captar dinero del público. Nadie puede garantizar entonces que éstas desaparezcan en cualquier momento, llevándose los recursos que las personas han depositado. Las probabilidades de fraude y estafa son muy altas. Este no es un episodio aislado para los colombianos: 676.000 personas en todo el territorio nacional resultaron estafadas al depositar sus recursos en las “pirámides” en 2008.

¿Por qué ahorrar formalmente?

Aunque los mecanismos de ahorro informales pueden resultar útiles, no reemplazan bajo ninguna circunstancia los servicios formales, que ofrecen una mayor seguridad y permiten que el dinero genere intereses. Entre las entidades de ahorro formales se encuentran los bancos, las compañías de financiamiento, las cooperativas, los fondos de empleados o los fondos de pensiones.

Estas entidades ofrecen una amplia gama de productos de ahorro que se ajustan a distintos requerimientos y necesidades. Las personas pueden escoger una alternativa que les permita tener el dinero disponible cuando lo requieran, obtener rendimientos acordes con los riesgos que estén dispuestos a asumir y programar débitos con regularidad.

Tampoco se puede olvidar que ahorrar formalmente abre la posibilidad de acceder a otros productos financieros que pueden dar acceso a recursos en caso de tener que enfrentar alguna necesidad o para cumplir las metas.

Algunas verdades sobre el ahorro en el sistema legal
1-Todas las personas podemos ahorrar sin importar si ganamos mucho o poco.
2-Ahorrar es útil, incluso si solo puede hacerse en pequeñas cantidades.
3-Ahorrar NO significa sacrificar las cosas que deseamos, ni desmejorar el nivel de vida.
4-Ahorrar NO es comprar en ofertas y promociones.
5-Ahorrar es una formar inteligente de lograr un patrimonio y alcanzar metas.
6-Ahorrar tiene sentido incluso si no tiene una inversión o compra específica para la que esté ahorrando -también sirve para estar preparado en caso de imprevistos o emergencias.
7-Ahorrar es posible con disciplina, constancia y orden.
8Las cadenas o pirámides son una forma de ahorrar insegura y riesgosa.
9El dinero ahorrado en los bancos NO desaparece cuando éstos se qahorro

auiebran.

La opinión
María Mercedes Cuéllar
Presidenta de Asobancaria

“El ahorro informal tiene varias desventajas para los inversionistas. El hecho de tener dinero a la mano requiere de una disciplina que no cualquier persona posee”.

Fuente:

Colaboración de educación financiera – Comunicaciones – Asobancaria