Crecimiento y rentabilidad

Crecimiento y rentabilidad

Sin un continuo crecimiento y progreso, palabras tales como mejora, logro y éxito no tienen ningún significado.” Benjamín Franklin

En varias ocasiones nos surgen preguntas acerca de cómo las empresas que son admiradas por sus excelentes productos, manejos administrativos, códigos de buen gobierno, recordación y marca entre otros, sirven como referencia para que las personas puedan tomarlas como modelo de crecimiento y rentabilidad en su vida. Mucha información corporativa puede ser adaptada al individuo y utilizarla en su vivir. Trátese de un balance, estado de resultados, flujo de ingresos y gastos, indicadores, etc. Veamos cómo.

Las empresas al fundarse poseen una misión y una visión. Son creadas poremprendedores cuyos retos son: crecer, perdurar y sostenerse en el tiempo, generar utilidades, incrementar el valor del capital a los accionistas, satisfacer las necesidades de clientes internos y externos cada vez más exigentes, pagar impuestos, etc. Las empresas se crean a partir de sueños de personas que asumen riesgos y que esperan retribuciones o retornos acordes a sus esfuerzos, persistencia, confianza. En otras palabras, es una aventura. No está garantizado el éxito.

Cada persona también tiene una misión y una visión. Trátese del banquero, funcionario, maestro, vendedor, educador, deportista, ama de casa, enfermera, jefe, etc. Cumplen una tarea específica en la sociedad, tienen responsabilidades, sueños e ilusiones. Para desempeñarse de forma eficaz similar al medio corporativo se requiere formación y preparación. No solamente en la parte intelectual, sino en otras áreas de la vida.

El crecimiento comienza en el interior del individuo. Se habla de la inteligencia emocional y la inteligencia intelectual. La actitud personal ante la vida y los retos, el nivel de motivación y el desarrollo de relaciones positivas con los demás son tres indicadores ineludibles para crecer. Estudios realizados por la Universidad de Harvard y la Fundación Carnegie encontraron que estos tres aspectos inciden en el 85% del éxito personal y profesional, mientras que las habilidades profesionales y conocimientos técnicos inciden sólo el 15%.

Para el individuo, no basta solo crecer en un determinado campo. Se necesita equilibrio, sincronía, integridad. Armonía entre sus principios y valores. Es necesario que los conocimientos y habilidades sean compartidos, sin recelo, sin miedo de que al hacerlo, le muevan la silla. Cuando se madura y se ve la vida de forma diferente muchos paradigmas, falsas creencias y mitos se derrumban. Simplemente, la mente va evolucionando hacia el bien común, hacia la trascendencia.

Al igual que una empresa, es necesario generar rentabilidad. Pero no solo la económica. Es una parte. La rentabilidad, generando valor agregado a la compañía donde laboramos, a los servicios que prestamos, a nuestros conocimientos cuando los compartimos, damos una clase, charla, conferencia, seminario, o escribimos. Cuando podemos suplir necesidades de otros. Cuando empezamos a focalizarnos en poder “dar algo razonable” en lugar de solo esperar recibir o generar ganancias. En tales ocasiones nos acercamos a la “Excelencia”.

Se dice que Bill Gates comienza cada año planeando un porcentaje de sus utilidades a donar (10%). Si fuese a donar US$100 millones, debe entonces producir ganancias por US$1.000 millones. Sin duda, es ver desde otra cara de la moneda. Por eso debe ser que sus empresas crecen, se mantienen y son rentables.

Aldo-Alexander-Castillo2 Nombre
Profesion
Resumen
Más-articulos Especializacion logo-twitter logo-linkedin logo-Goole-plus

Dejar una respuesta

uno × dos =