Crisis vs Oportunidades

Crisis vs Oportunidades

Ya está rodando el 2016 y las noticias que presentan los diferentes medios de comunicación no son nada halagüeñas. Un entorno mundial complejo y complicado tampoco ayuda.

Los mercados mundiales volátiles con fuertes caídas en las bolsas atizan el pesimismo que se cierne en las personas. El panorama es oscuro, y, más siendo un año electoral en los Estados Unidos que,  sin duda influirá y generará más incertidumbre en todo el mundo.

En nuestro país, las noticias desfavorables son diversas. La desaceleración económica que se va a presentar en la economía con un crecimiento menor, aumento en la inflación, alza en las tasas de interés, devaluación del peso, aumento de la deuda externa, déficit fiscal, una reforma tributaria con más impuestos, incertidumbre por las negociaciones del proceso de paz, expectativas encontradas de un plebiscito o constituyente, posibles aumentos en la tasa de desempleo, aumentos en el riesgo país, etc. Todos estos elementos crean en la mente del ciudadano una sensación de preocupación, y en casos extremos, crisis. Esta es la parte negativa de la ecuación.

Pero por otro lado, están las innumerables oportunidades. No olvidemos que las situaciones difíciles es donde los más fuertes y preparados logran sobrevivir. Obliga la crisis a salir de la zona de comodidad o de confort, donde simplemente nos acostumbramos, nos relajamos. Todos hemos vivido momentos de crisis. No solo financieros, también familiares, laborales, de salud, seguridad; momentos que nos han aterrizado.

Lo útil de tales situaciones es que nos hace tomar conciencia que debemos aprender más, cosas, útiles e importantes. Creemos que sabemos mucho y no es verdad. Es donde nos damos cuenta como el aprendizaje debe ser continuo, permanente, de por vida. Si queremos llegar a la cima debemos estar preparados para caernos y levantarnos muchas veces. Esto exige tesón, coraje, gallardía.

En un mundo de turbulencia, es necesario ver el futuro desde una óptica positiva. No solo se trata de tener una buena actitud, soñar o idealizar. Es necesario acompañar esos sueños o planes con metas, acompañados de acciones. Este año puede ser maravilloso para cada uno que se lo proponga. Depende de cada persona. De sus creencias, su fe, su confianza en sí mismo, su persistencia, las redes de apoyo que posea, el apalancamiento.

Cada uno deberíamos tener un plan escrito para 2016. Es el mapa, la carta de navegación, saber lo que queremos, hacia dónde vamos. Revisarlo periódicamente, hacerle seguimiento, monitorearlo. No podemos dejar nuestro futuro al azar, al destino. Es demasiado riesgoso. Además, la vida es demasiado corta para improvisar.

No en vano, se asegura que las épocas turbulentas crean grandes líderes y grandes empresas. Para ti: ¿Es 2016 un año de Cri$i$ o de Oportunidades? Sólo tú tienes la respuesta.

Fuente:

Cri$i$ vs Oportunidades

http://aldocastillo.net

Dejar una respuesta

19 − 16 =