Cuatro razones por las que la tecnología está cambiando la estrategia empresarial

siliconvalleyEFE.jpg -

La población mundial se ha duplicado entre 1960 y el año 2000, las grandes guerras se han reducido y todo parece fantástico. Nuestros ordenadores son más baratos y potentes y en suma de ello, se han producido distintos avances en el mundo de la tecnología que beneficiarán el tan ansiado estado de bienestar del que todos queremos ser participes. ¿El motivo? Cuatro simples razones que cambiarán la estrategia empresarial según Forbes.

Los nuevos descubrimientos en el ámbito de la tecnología cambian nuestros hábitos de vida, nos facilitan el día a día, pero también suponen una amenaza para las antiguas estrategias empresariales. He aquí cuatro razones:

1. Desde la inmovilidad hacia un desarrollo acelerado

Durante la mayor parte de la historia, la inmovilidad fue la regla por la que nos regíamos.Había diferentes personas, diferentes imperios, luchas de poder y descubrimientos terrenales, pero la vida seguía más o menos como siempre. Los acontecimientos que leemos en los libros de historia tuvieron poco impacto en la mayoría de quienes vivían en ese momento.

Eso ha cambiado de una manera contundente. La vida es sustancialmente diferente que hace una década y totalmente irreconocible con respecto a hace un siglo.

La diferencia radica en la aceleración de nuestro rendimiento. Nuestra tecnología ya no sigue un camino ordenado, lineal, sino que mejora de manera exponencial. Por ejemplo, podemos esperar que nuestros ordenadores sean 100 veces más potente en diez años, 1.000 veces más potente en quince años y un millón de veces más potentes en treinta años.

Y no son sólo los ordenadores. Ese desarrollo se esta produciendo en otros campos como el de la medicina o la energía solar, que podrían adquirir un progreso similar al de la electrónica.

2. De una economía regional a una red global

Antiguamente la innovación se centraba en un determinado tiempo y lugar, como la Florencia de los Medici en los siglos XIV y XV o el Cambridge del Grupo de Bloomsbury, a principios de los XX. Eso sigue siendo cierto hasta cierto punto. Silicon Valley, por ejemplo, todavía gobierna en el ámbito de la tecnología, pero no tanto como antes.

Hoy en día, el principal competidor de Apple no está en su misma ciudad, ni en su mismo país, sino en Corea del Sur. El talento de los ingenieros en Bangalore o Beijing es tan bueno como el de cualquier otro lugar del mundo.

La razón es que todos estamos conectados ahora: alrededor de 2,4 millones de personas, es decir, un tercio de la población mundial. Los teléfonos móviles son cada vez más comunes, incluso en los lugares más remotos del planeta. Cuando las autoridades comenzaron a detener a los miembros del grupo de hackers Anonymous, sus miembros estaban esparcidos por todo el mundo, desde Australia a Ankara.

Si el más común de los mortales puede colaborar a través de zonas horarias sin estructura formal, el conocimiento no tiene lugar o tiempo. La ventaja competitiva reside cada vez más en la nube, por lo que la innovación inversa se ha convertido en una fuerza a tener en cuenta.

3. De los nódulos a las redes

Aquellos que se suscriban a la gran teoría del hombre, creen que el curso de la historia está determinada por el impacto de las personas altamente capaces, es decir, visionarios o líderes. Aunque muchos no están de acuerdo, es difícil argumentar que las personas con estrella no han jugado un papel importante a lo largo de la historia. Sin embargo, ahora está claro que la inteligencia ha evolucionado, en parte a través de las redes globales mencionados anteriormente.

Un ejemplo es el software de código abierto como Linux y Apache, que no es impulsado ??por líderes visionarios, sino por el poder de la inteligencia colectiva. Como Steven Johnson señala en Perfect Future, muchas de las mismas técnicas están siendo desplegadas por un gobierno abierto y el poder de la inteligencia colectiva para resolver complejos problemas industriales.

Mientras que muchos todavía se centran en los grandes personajes, es la red la que crea un verdadero cambio. Los equipos, no las estrellas. Las plataformas, no las marcas. Los movimientos, no los mesías.

Otra novedad es el uso generalizado de la inteligencia artificial, que ha ganado un amplio uso en la planificación de itinerarios de viaje y en la recomendación de productos. En el futuro, la lista de cosas que los ordenadores podrán hacer mejor que los seres humanos crecerá drásticamente.

4. De la economía de la escasez de la economía de la abundancia

En 1968, el biólogo Paul Ehrlich publicó The Population Bomb, que se convirtió rápidamente en un éxito de ventas. Unos años más tarde, el Club de Roma continuó con su informe The Limits to Growth. Ambas ofrecen sendas visiones distópicas del futuro: la superpoblación conduce a la hambruna y la guerra.

Pero nunca ha llegado a ocurrir. La población se ha duplicado desde entonces, pero la pobreza y la guerra han caído drásticamente. El mundo es un lugar más rico, en el que estamos mejor alimentados y es menos violento que hace cuarenta años.

La situación, a grandes rasgos, es mejor, y los avances tecnológicos fomentarán la abundancia en los años venideros.

Pese a ello, las innovaciones se enfrentan a las miserias del historicismo. Los expertos se ponen de acuerdo en reconocer que las estrategias han sido, durante años, rehenes de los visionarios. Un ejemplo perfecto fue Henry Ford, que realizó cambios en el sistema de producción para reducir los costes y mejorar el producto final. Pero los tiempos cambian y las estrategias también.

La incursión de nuevas innovaciones ha acortado la vida útil de cualquier estrategia de negocio. A partir de ahora será más importante “reaccionar con rapidez y tomar medidas correctivas”, como asegura Rita Gunther McGrath en The End of Competitive Advantage.

Si el revolucionario iPhone ha encontrado un duro competidor en Android en un corto periodo de tiempo, el futuro que nos espera viene caracterizado por una reducción de unos ciclos de planificación cada vez menos sostenibles y realistas.

Fuentes:

Cuatro razones por las que la tecnología está cambiando la estrategia empresarial

http://www.eleconomistaamerica.com