Definir tus objetivos financieros: Un negocio rentable

Definir tus objetivos financieros: Un negocio rentable

¿Sabía usted que tres de los hombres más ricos del mundo, Bill Gates, Carlos Slim y Amancio Ortega, crearon sus fortunas partiendo de cero y toda su estrategia fue no gastarse todo lo que se ganaban?.

Para no ir tan lejos,  seguramente usted conoce alguna persona de su entorno social que de la “nada” también creció un gran capital. Y no es que ellos por suerte, o por designios divinos fueron los llamados a estar libres de preocupaciones financieras con todas las posibilidades para tener lo que quieren y que muchos anhelamos encontrar.

No es que de la “nada” ellos hayan creado empresas magnificas y fortunas inimaginables. Ellos solo tenían algo claro en ese momento y eran sus objetivos de vida y el esfuerzo que significaría poder alcanzarlos. Ese nivel de esfuerzo no es más que centrarse realmente en lo que se quiere y no dejar que placeres a corto plazo obstaculicen y nublen las metas.

Los placeres a corto plazo son aquellos que lo hacen feliz solo por un instante, es decir, si usted es el que se ha levantado los fines de semana dándose golpes de pecho por el guayabo que tiene y por el dinero que se gastó, o si usted se fue de compras y tiempo después ve en el armario ese par de zapatos que nunca se ha puesto porque según usted nunca ha encontrado la ocasión, pero que se gastó gran parte de su sueldo en ellos, entonces  usted ha disfrutado de estos pequeños placeres.

Ahora, póngase a pensar cuantas compras innecesarias ha realizado a lo largo de su vida.

Veamos un ejemplo. Partamos de una mujer que termina su carrera universitaria a los 23 años de edad, tiempo en el que comienza a trabajar. En promedio esta mujer gasta al año en entretenimiento (ropa, cuidado personal, comidas, viajes, fiestas y demás) $9.600.000, si llevamos esta suma a 10 años, esta mujer habría gastado $96.000.000 millones de pesos (suponiendo que no hay aumento en los precios). Esto podría ser fácilmente lo que costaría el carro de sus sueños, o la cuota inicial de un buen apartamento o el capital para iniciar su negocio propio.

Es decir, su objetivo de vida estaría más cerca.

Justificando algunos de estos gastos,  y teniendo en cuenta que es importante disfrutar de ciertos placeres. La pregunta que usted se debe hacer es: ¿que tan importante son para usted estos pequeños gustos a cambio de sus objetivos de vida?.

No es que no llegue a cumplirlos sino que se tomara más tiempo y el costo será mayor (tendrá que endeudarse). Piense si puede reducir este tipo de gustos innecesarios  a cambio de acelerar la consecución de sus metas de largo plazo.

Si su excusa para gastarse todo lo que se gana y no querer ahorrar es que su sueldo no le alcanza para mantener su nivel de vida, no es verdad. Muchos de los problemas financieros de las personas se basan en su manera de manejar el dinero, más que en la falta de este.

Claro está, querer tener dinero es querer tener cierta comodidad, reconocimiento, tranquilidad y felicidad. Entonces querer una casa, un carro, una finca no es más que la materialización de un sentimiento. ¿Qué significa para usted salir cada fin de semana y gastarse gran parte de su sueldo o comprar artículos costosos  que posiblemente no va a usar?, ¿Podría ser entonces el resultado de querer resaltar socialmente?.

Muchas de las personas que se ganan la lotería, independiente del monto del premio,  al final, terminan volviendo a su estado financiero original. En cambio a los millonarios que hicieron su fortuna desde el principio les pasa justamente lo contrario.

Por ejemplo Donald Trump vio cómo su imperio se venía abajo hasta el punto en donde, según lo cuenta el mismo, lo esperaban más de 15 entidades bancarias en una sala de reunión para negociar su deuda. Y lo que vimos después de esta situación fue el resurgimiento del imperio de este millonario en menos de una década.

Póngase a pensar que para Slim, Gates o para Ortega. Tener la calidad de vida que tienen no fue de un momento a otro si no de un trabajo arduo de varios años en los que eran conscientes de invertir parte de sus ganancias y sacrificar gastos innecesarios.  No es suerte, no es que tenga que ganarse millones, es que sea consciente de lo que para usted es importante.

Image cortesia de renjith krishnan / FreeDigitalPhotos.net

Monica-Sierra Nombre
Profesion
 Resumen
Más-articulos Especializacion logo-twitter logo-Goole-plus

Dejar una respuesta

17 + veinte =